LA TERCERA GUERRA MUNDIAL

Capítulo 71

               En medio oriente durante muchos años había conflictos por tener el control del petróleo provocado por el capitalismo de occidente, tales como las guerras de Irán contra Irak, la invasión de Afganistán, Kuwait, conflictos en Egipto, Libia, Siria, Pakistán entre otros, los planes de los Estados Unidos juntamente con la Unión Europea era situarse en los escenarios de África, países árabes y el Asia con el pretexto de combatir el terrorismo que la misma CIA ha fabricado para posesionarse en determinadas fuentes de recursos del petróleo y así conseguir el dominio geopolítico militar en la zona. En medio de este panorama mundial, Israel provoca a Irán, quienes responden con armas nucleares que habían sido suministradas por China, viéndose de esta manera, involucrada en el conflicto, es atacada por armas genéticamente diseñadas que tenía apariencia de una gripe, pandemia que se extendió por diversos países produciendo la muerte de gran parte de la población. China y Rusia se unen y atacan con misiles a Estados Unidos y Europa destruyendo grandes ciudades como Nueva York, Washington, Londres, París, Berlín, Roma, Madrid entre otras, las gentes huían despavoridas en busca de lugares más seguros, sin embargo, no lo consiguieron, ya que la contaminación radiactiva y química se extendió por todos los sitios, Isabel, Miguel, Alejandro, Janet, maestros del Tíbet y varios extraterrestres socorrieron a los heridos, a los que han eliminado en gran parte los elementos subjetivos que conforman el ego, es decir, a los que estaban capacitados para vivir en armonía y en paz, los llevaban a terrenos estratégicos de donde posteriormente eran transportados a otros planetas. Estados Unidos contra atacó utilizando sus armas nucleares, la guerra fue cada vez más terrorífica, Rusia decide emplear sus armas ultramodernas que son los obuses escalar de ondas longitudinales, son ondas electromagnéticas que no viajan a través del espacio para dar en el blanco, sino que hace surgir del vacío ondas de modo exotérmico o endotérmico en el punto de interferencia, es así cómo derribaban misiles, aviones, edificios, ejércitos y todo lo que quisieran destruir, de la misma manera, utilizaron los obuses escalar llamado psicoenergética, con una potencia baja en el área de interferencia causaban la inconsciencia en las personas y con una energía alta desconectaba la mente del cuerpo produciendo la muerte instantánea, este tipo de arma también produjo hipnosis a quiénes se encontraban en la zona afectada, en este estado de trance involuntario las gentes corrían de un lado para otro sin sentido alguno, era una escena macabra imposible de describir con palabras.

               Alejandro y Miguel  sin descanso alguno atendían a los enfermos, a los afectados por la radiactividad les proporcionaban cápsulas de yoduro de potasio, cuando escaseaban, les suministraban unas gotas de solución yodada líquida en un dos por ciento o povidona yodada en un ocho por ciento, con el fin que el organismo disminuya la asimilación de la radiactividad, en otros casos les hacían consumir la pulpa o cristales de un pedazo de penca u hoja de zábila,  una vez  que conseguían la planta la pelaban hasta obtener los cristales o pulpa dura y la limpiaban varias veces con agua, luego la licuaban y se la tomaban en ayunas, también utilizaban cebolla cruda o el jugo de esta y aplicándola externamente trataban las quemaduras, es así como evitaban los efectos negativos de la radiactividad, a Miguel, su esposa y sus padres no les afectaban porque sabían aprovechar sabiamente sus energías creadoras, transmutándolas fortalecían sus defensas inmunológicas, además es la materia prima para crear los cuerpos de conciencia cósmica en las dimensiones superiores de la naturaleza, es así cómo reconquistaron el Edén perdido, ahora tenían la misión de asistir y rescatar de entre los escombros a los elegidos, la semilla de la próxima raza.  

               Por donde pasaban, veían escenas dantescas, gentes retorciéndose de dolor, llenas de quemaduras en el cuerpo, producto de las explosiones atómicas, la lluvia radiactiva acumulada en plantas, organismos, producían enfermedades degenerativas y ciertos tipos de cáncer. El holocausto nuclear arrasó con todo, el control de la guerra se les fue de las manos a los poderosos, la venganza, el odio podía más que la razón, los últimos en abordar las naves interplanetarias fueron Miguel, su esposa y sus padres, mientras partían rumbo a otro planeta, sentían el tormento de mil rayos, saber que todo se terminaba y no poder hacer nada, ven los ríos teñirse de rojo, mil manos extendidas en dirección al cielo claman misericordia, no hay marcha atrás, tiembla la tierra, ruge el mar, entregados al dios dinero, al placer, no escucharon las advertencias, ciegos ante lo real, perecieron sepultados por su ambición, no tuvieron ojos para ver ni oídos para oír, sus gritos se ahogaron en sus gargantas, ¿hasta dónde puede llevarnos la ignorancia?, vivir sin rumbo alguno y llega la muerte, ¡qué triste es morir sin saber para que vivimos!, el hombre se levantó contra el hombre, los países contra los países, ¿qué queda? Nada, ¿qué sentido tiene?, el absurdo de los absurdos, ¿quiénes están detrás de todo esto?, mentes diabólicas, manos criminales, corazones de piedra, personas ciegas de ambición, torturados por la codicia y el poder, desquiciados y locos de remate que solo sienten placer ante el dolor de sus semejantes, acabarán sepultados por acción de sus propios errores, ¿qué hacer? no hay tiempo para nada, en lo alto se ve una gran bola de fuego, la tierra se estremece, y se apaga todo, es el final de una raza para que comience una nueva, la naturaleza es sabia, la maldad tiene un límite y tuvo que ser sepultada, es el despertar de un nuevo amanecer, el florecimiento de verdaderos hombres, llenos de humildad, con un gran corazón de oro y una inteligencia que abarca el Universo, porque las posibilidades latentes del ser humano no tienen límites.

                   El pequeño Alejandro profundamente conmovido con la historia del libro que acababa de leerle su abuelo, se levantó de la roca, extendió sus manos en dirección a las estrellas y con voz firme pronunció, gracias te doy por iluminar mi mente y mi corazón, si debo gobernar esta gran nación que sea con sabiduría y amor, ya que son padre y madre de toda creación, acto seguido Nicola le cogió la mano y regresaron a la cabaña bajo la mirada de las estrellas que palpitan en lo más profundo del Universo.

Anuncios