ISABEL E INÉS VIAJAN A MIAMI

Capítulo 21

Isabel en casa de su tía preparó su maleta, llamó a su primo para que le llevara al aeropuerto, en el trayecto le comentó que la próxima semana saldrían los resultados de acceso a la Universidad y que, por favor, averiguara las notas, de ella y de Alejandro, él aceptó y le aseguró que le enviaría los resultados a su correo electrónico, cuando llegaron, a la media hora de espera hacía su aparición Inés, se saludaron y Javier las acompañó a la puerta de embarque para tomar el avión que les llevaría a Miami, luego él se despidió deseándoles un feliz viaje. Por la noche Alejandro salía del hotel para dirigirse a la estación del tren, durante el viaje no hacía más que pensar en Isabel, era una noche mágica e inolvidable la que había vivido con ella, tenía la sensación que el mar les rendía pleitesía y las olas como un manto cobijaba sus cuerpos, además sintió mucha energía a su alrededor. Al amanecer llegó a su pueblo, en su casa saludó a todos y comenzó a contarles el impacto que le causó la capital, ahora solo le quedaba esperar los resultados del examen.

               Isabel y su madre arribaron a Miami a medianoche, su tío les recogió del aeropuerto y en su casa las acomodó en distintas alcobas, se dieron las buenas noches y se pusieron a dormir. A las once de la mañana salieron de compras, visitaron muchos sitios de la ciudad, al tercer día llamó a su madre, al ver que no venía, fue a su alcoba, tocó la puerta y nadie contestaba, entró y no la vio a ella y tampoco su equipaje, preguntó a la empleada si la había visto, esta le contestó que muy temprano se marchó para su país, al darse cuenta, que ha sido engañada, esperó a su tío para pedirle una explicación de lo sucedido, una vez que llegó, pasaron al salón, ya acomodados, ella le preguntaba ¿por qué mi madre se marchó sola?, ¿qué te han dicho mis padres?, Felipe respondió que su hermano le manifestó que tú venías a estudiar y que te inscribiera en una academia para que perfeccionaras tu inglés y el próximo semestre ingresaras en la Universidad, Isabel le contó que su padre tramaba algo que creo saber por qué lo hizo y no lo acepto, por lo menos debería consultarme, él no puede tomar decisiones deliberadamente sobre mi persona sin que las apruebe, antes de venir me presenté a un examen para ingresar a la Universidad en mi país, es allí donde quiero estudiar, tengo que regresar inmediatamente, no puedes, intervino su tío, tu madre me pidió que anulara tu billete y no podrás volver sin el permiso de tus padres porque todavía eres menor de edad, bueno dijo ella, ya pensaré que hacer, se retiró a su habitación, encendió su portátil, se conectó a internet le escribió a Alejandro contándole todo y le pedía que la esperara, que verá la forma de retornar cuanto antes tal como le prometió.

               Al otro día, llamó al celular de Ramón, este contestó, y le preguntó si le agradaba la sorpresa que le tenía guardada de vivir en Miami para que estudiara, ella le respondió que no le hacía ninguna gracia lo que había hecho, que no es una niña para que tome decisiones por ella, y por tanto, le enviara el billete de regreso y el debido permiso, él se negó diciéndole que lo mejor por ahora, es quedarte en Miami, ya más adelante pensarás mejor para saber qué hacer de tu vida, que tarde o temprano le agradecerá lo que está haciendo por ella, ante la negativa de su padre, decidió arreglar el asunto por cuenta propia ya que no faltaba mucho para que cumpliera los dieciocho años. Salió a comprar el periódico para buscar trabajo, al poco tiempo se acomodó de camarera en un restaurante en turno de la tarde, por las mañanas asistía a la academia para perfeccionar su inglés y todo lo que ganaba lo ahorraba para volver al lado de Alejandro.

Anuncios