EL REGRESO A LA VIDA

Capítulo 14

Despertó a las seis de la mañana, se levantó y se aseó para ir al salón, en el sofá encontró sentada a Carmen, la saludó y se acomodó a su lado, ella le comentó que no consiguió comunicarse con Vicente porque su celular continuaba apagado, tampoco pudo dormir y no sabe que hará si su hijo muere, Isabel le tomó la mano para infundirle ánimos diciéndole que él vivirá, además le había declarado su amor y que ella también lo amaba, esta sorprendida, consideró que no podía ser, que sus padres se opondrían a esta relación y que él no tiene los medios suficientes para darte todas las comodidades como estás acostumbrada a vivir, ella le respondió, que no teme en qué condiciones pueda vivir con su hijo, que se enamoró de la belleza de su gran corazón y que eso le bastaba para ser feliz, Carmen ante estas palabras, le expresó que era muy valiente por lo que decía y que si deseaba seguir con esa relación tenía su bendición, Isabel contenta de lo que acababa de escuchar la abrazó, Raquel entró, las saludó y las invitó a pasar a la mesa, terminado el desayuno, se arreglaron para volver al hospital, se despidieron de Samuel y Sofía, esta le pidió a Isabel que regresara, que le gustaba platicar con ella, quien le contestó que estaba encantada de conocerla, atravesaron la puerta de la calle, Raquel les recordó que esa es su casa y pueden quedarse todos los días que fuera necesario y que llamaran para saber el estado de salud de Alejandro, ella agradeció su generosidad e Isabel le dio un beso en la mejilla, haciendo que su corazón latiera más deprisa, luego tomaron un taxi en dirección al hospital.

               Vicente al salir de la habitación entraba Carmen, al abrazar a su mujer le decía que ya despertó, está vivo, y no hace más que preguntar por Isabel, se aproximó a su hijo, le dio un beso en la frente, mientras que ella le tomó de la mano y le manifestó que era muy joven para quedarse viuda, él con una sonrisa en los labios besó su mano y le aseguró que el amor que sentía por ella le hizo revivir, porque según el médico estuvo clínicamente muerto durante tres segundos. Ella dispuesta a contarle lo que vivió en sus sueños en el palacio, donde se juzga a las personas que acaban de morir, de pronto vio a Alithor con el dedo en la boca en señal de silencio, entonces comprendió que sus vivencias en su mundo onírico son experiencias que solo le incumbe a ella, que nadie le creería, más bien se burlarían ya que no viven en su piel para comprobar la realidad de los hechos.

               Carmen preguntó a su esposo ¿qué han dicho los médicos?, quien respondió, que deben quedarse dos días más para que le hagan varias pruebas y si todo sale bien le darán de alta, a continuación tomó el celular y llamó a Raquel para comunicarle que su hijo había despertado y se sentía bien, ella no ocultó su alegría, que haría una fiesta apenas le den de alta, esta le dio las gracias y quedaron en verse por la tarde. Isabel no hacía más que mimarlo, le tocaba el pelo, la nariz, Vicente salió al restaurante para desayunar. Alejandro era sometido a varios tipos de exámenes, le extraían sangre, radiografía del cráneo, de la vista, resonancia magnética, así pasaron las horas, Ramón viajó al hospital para recoger a su hija, en uno de los pasillos vio a Vicente y su esposa dirigirse a la farmacia, hizo varias llamadas sin que ella contestara porque tenía apagado el celular, la buscó sala por sala hasta que llegó a la puerta de Alejandro, entró sin avisar, les descubrió muy románticos besándose y con un estornudo hizo saber de su presencia, ella se apartó rápidamente de él y le preguntó a su padre ¿qué haces tú aquí?, quien contestó que vino por ella, también le reprochaba que fuera novia de ese muchacho, la tomó del brazo y la sacó del cuarto, durante la salida le decía que se esforzó en darle todo lo mejor, que heredaría su fortuna y que no permitirá que lo compartiera con un muerto de hambre, nuevamente se decepcionaba de su padre, se decía a sí misma cómo la gente se mata estudiando y trabajando con el propósito de amasar fortunas, no saben para que viven y mueren ignorando para que vivieron. En la salida del hospital se tropezaron con Samuel y Raquel, llevaban un ramo de flores para Alejandro, Isabel les presentaba a su padre, Ramón no pudiendo ocultar su nerviosismo, con el pretexto de hacer algo urgente, les dio la mano para saludar y despedirse al mismo tiempo, en cambio, ella abrazaba a Raquel y a su esposo y les prometió volver muy pronto porque les había tomado mucho cariño, dicho esto se subieron a la camioneta y emprendieron el viaje de regreso, ¡qué raro! decía ella, Isabel hija de Ramón, si su esposa no podía tener hijos, será que la adoptaron se preguntaba, dentro del hospital vieron a Vicente y a su esposa, se aproximaron y siguieron juntos a la habitación, Carmen al no ver a Isabel le preguntó a su hijo por ella y él respondió que vino su padre y se la llevó y Raquel le comentó que se tropezaron con ellos a la salida del hospital, él les agradeció por tan hermosas flores que le trajeron.

               En el trayecto a casa, Ramón le reprendía a su hija por su relación con Alejandro, que no lo aceptaba ya que la familia de él no pertenece a la clase alta del pueblo, que además entre sus amigos quedaría mal visto, ella entonces le alegó, si era más importante el qué dirán de tus amigos, o mi felicidad, quien contestó diciendo que a su edad todavía no sabía lo que es tener una pareja y que más tarde se arrepentiría si continuaba con esa relación, ella sin comprender lo que su padre quería decir le preguntó, ¿cómo es posible arrepentirse, si alguien llega a tu corazón y te hace sentir la mujer más maravillosa del mundo?, quien respondió, ahora crees que eres feliz con él, pero no sabes que más tarde te conviertas en la mujer más desdichada, porque descubres que él solo quiere aprovecharse de ti, apoderándose de la fortuna que puedo dejarte, ella inmediatamente le preguntó, qué tiene que ver la fortuna con la felicidad y él le argumentó que podía comprar lo que quisiera, disponer de personal a tu servicio, Isabel no satisfecha con la explicación de su padre, contestó diciendo que ella a pesar de vivir con todas las comodidades y con personal a su servicio, no se sentía feliz mientras seguía viendo niños habitando las calles sin contar con alimentos para comer, lo que un día tú me negaste ayudarles y entristeciste mi corazón, Ramón se puso incómodo ante lo que decía su hija y cambió de tema preguntándole si sigue pensando estudiar Ciencias Jurídicas, ella respondió que sí y el resto del viaje no se dijeron nada más.

Anuncios