ALEJANDRO SALE DEL HOSPITAL

Capítulo 15

Alejandro no ocultaba su preocupación por Isabel ante la actitud de su padre, pero sabía muy bien, que ni él ni nadie podrían impedir su relación con ella, porque les unía algo muy profundo, estaban conectados espiritualmente, llegó la hora de abandonar el hospital, nuevamente Vicente se quedó para acompañar a su hijo y Carmen se fue con Samuel y su esposa para pasar la noche en casa de estos. Al día siguiente muy temprano, Alejandro pidió a su padre que le sacara a caminar por los pasillos del hospital, en una de las puertas vio un letrero que decía, “objetos perdidos”, se aproximaron para pedirle al recepcionista que buscara su celular entre los objetos que se encontraban ahí, no es necesario pronunció el encargado, dame el número, llamando sabremos si está o no, luego de marcar, sonó uno de los celulares, él lo cogió, le dio las gracias y regresó con su padre a la sala, les esperaba su madre y lo primero que preguntó era cómo pasaron la noche, Vicente respondió que muy bien, ahora hay que esperar los resultados de las pruebas, ella se aproximó a su hijo, diciéndole que todo saldrá bien y regresaremos a casa, si madre, estoy ansioso de volver lo antes posible, sacó su celular y marcó el número de Isabel, justo en el momento que se duchaba, Ramón se dispuso a contestar, al ver de quien se trataba lo colgó y le borró de la lista de llamadas perdidas; ella salió del baño, se vistió y se dirigió a la casa de Alejandro, a su llegada Marcos salía, ella le saludó y le solicitó el número del celular de su madre, él se lo dio y le comentó que su padre acaba de decirle que su hermano amaneció mucho mejor, sin ocultar su alegría se despidió y fue a buscar a Fernando, a quien le manifestó que Alejandro y ella se iban a la capital para continuar sus estudios en la Universidad y que él tiene que hacerse cargo de los niños, le explicó detalladamente cómo ha de proceder para retirar alimentos y a dónde debe acudir para solicitar asistencia médica, además le llevó para que conociera a las personas que colaboran económicamente con la fundación. Después que le enseñó todo lo relacionado con la actividad de la sede, se marchó a su casa, en el trayecto recibió la llamada de Alejandro, a quien le hizo saber las ganas que tenía de verlo y que regresara pronto, él le comunicó que los médicos acababan de darle el alta, que pasarían en casa de Samuel, porque querían agasajarle por su rápida recuperación y que finalizando la tarde retornarían al pueblo, le pidió que al día siguiente viniera a su casa, que necesitaba verla, ella le comentó que estaba haciendo todas las diligencias para que continuara marchando la fundación en ausencia de ellos, él la felicitó por el trabajo que realiza a favor de los niños y se despidieron deseándose felices noches.

               Esa tarde en casa de Samuel, Alejandro le recordaba a Raquel el día que tropezó en el mercado de su pueblo, ella quedó sorprendida al saber que él era ese muchacho que le ayudó a levantarse, mirando a Carmen le contó lo sucedido y esta de inmediato exclamó, ¡cómo el mundo da vueltas!, Sofía es la hija que buscabas preguntó él y Raquel respondió que no, es dos años mayor que ella, aún desconocemos su paradero, mi corazón me dice que ella se encuentra bien y que en algún momento la tendremos con nosotros,  apenas se cumplan  tus deseos, avísame, me gustaría conocerla, seguro que a Isabel también le encantará estar presente, puede que lleguen a ser muy buenas amigas, tal vez sí, respondió ella, en los ojos de Isabel vi reflejada a mi hija y pensé que era una muy buena señal para verla muy pronto y da la casualidad, que al día siguiente que me la quitaron, la inscribimos en el registro civil con el mismo nombre y pusimos la denuncia en la policía, dicho esto arregló la mesa, se sirvieron un delicioso plato preparado por ella misma, además un exquisito postre, a la hora de marcharse, Vicente agradeció a Samuel y a su esposa todo lo que hicieron por ellos.

Anuncios